carlarogel.com carlarogel.com

Amor, delirio y vía láctea

“No te ensañes conmigo. Soy tan vulnerable. Y tan imperfecta” Carmen MauraLa ley del deseo (Pedro Almodovar), antes o después de ser regada por el camión de la basura. Mujeres queriendo a lo desproporcionado, también en la vida real. Como Lisa Nowak, mi favorita.

Lisa dedicó su vida a una carrera espacial brillante que le llevó a integrar la tripulación del Discovery (2006).

Lo que parecía ser su máximo logro profesional pasó a un segundo plano cuando conoció a William, compañero de misión. Lisa se enamoró más de la cuenta.
La vuelta a Tierra le guardaba una sorpresa para la que ni siquiera la NASA le había preparado: una rival. Lisa enloqueció de celos. Había que resolver el asunto y lo hizo. A su manera…
Se disfrazó con un chubasquero y una peluca y se hizo con un arsenal de armas –cuchillo plegable + pistola de aire comprimido + bolsas de plástico + disparador de gas pimienta-. Cogió su coche en Houston (Texas) y condujo sin parar hasta Orlando (Florida). Sin parar, gracias a un sofisticado sistema de pañales ideado por ella misma.
Cuando su objetivo estuvo a la vista roció la pimienta sobre los ojos de la pelandrusca de Colleen causándole una pérdida momentánea de visión. Fue suficiente para que la policía le arrestara.
Comparar la foto oficial de Lisa como flamante piloto del Discovery con su ficha policial, cuya foto guarda un parecido más que razonable a la de Nick Nolte perjudicado por sustancias desaconsejables, es entre estremecedor y enternecedor.

El amor no entiende de élites, arrasa por donde pasa así, sin más.

Share Post :

More Posts

Deja un comentario