carlarogel.com carlarogel.com

El sonido de caso de emergencia

Soy 100 % visual, por eso me fascinan los trabajos de sonido -directo, efectos, música-. La parte sonora del cine es tan abstracta como expresiva. Vista desde mi óptica es tan enigmática como una conversación de lengua de signos

Caso de emergencia era todo diálogo y tenía una factura espléndida (firma Luis Ahijado). El sonido tenía que ser de la máxima calidad: alto y claro, a juego con esta trama surrealista de espionaje cañí.

Cristian Amores se ocupó del sonido directo. Con una actitud digna de apellido semejante y la maravillosa virtud de la discreción consiguió un sonido impecable a pesar de los pesares de una radial próxima y diversas motos petardeantes. Diría que tiene oído clínico por cómo ajustaba los controles de la grabadora y por el dominio de la pértiga que manejaba como si fuera un brazo mecánico, perfectamente calculada para rozar el vértice del plano.

Cristian-Amores-Caso-de-emergencia-fashion-film-shooting

José Ignacio Arrufat hizo la postproducción intuyendo las entrañitas del universo Carola: como devota del cine de Fellini no hay sonido más maravillador para mí que unas campanas (sugiérenme hileras de monjas atravesando plazas).  Ahí estaban, sonando preciosamente solo porque había un plano de una iglesia. Grande!

Y el taconeado: el sonido de unos tacones sobre el empedrado es pura esencia Carola. (“Pisa, que pa que pises tú pagan las calles y si no las pago yo”. Las Carolas). Otra iniciativa puntera de José Ignacio: yo llevaba unas Doctor Martins encima de dos pares de calcetines de montaña… Pero mira qué paso al caminar. Grande!

Share Post :

More Posts

Deja un comentario