carlarogel.com carlarogel.com

La del talión

Le advertí que leyera atentamente el contrato antes de firmarlo. La cláusula referida a la vigencia decía “larguísimo”. Y usted accedió. Y firmó.

Imagino que recordará la sanción por incumplimiento. Decía “cruenta”. “Sanción cruenta”. Eso explica que sus tripas estén esparcidas en el cuadro de Nestor. Habría sido más higiénico denunciarle por abandono pero menos desgarrado.

Existe un paraje incomparable en el sur de Madrid: La Neomudejar, Centro de artes de vanguardia. La obra artesanal de dos tercos maravillosos entre restos de agujas de hierro y tejido inspiracional fue el escenario de esta interpretación sui generis de la ley del talión.

Share Post :

More Posts

Deja un comentario